Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
arcadia-fugaz.over-blog.com

Blog alternativo de actualidad política con temas de interés internacional

Dragon y colibríes anidan sus huevos en las costas venezolanas, el exilio.

Fuente Literaria/ Relato N° 50, / Ciencia- Ficción

Dragon y colibríes anidan sus huevos en las costas venezolanas, el exilio.

El espíritu de religiosidad empapa toda la costa, era un contrapeso entre la máquina y la literatura.  Ya los colonizadores empleaban recursos para ir hacia la modernidad, creando fisuras de racionalización. Los viajeros venían al mar, llegaron hasta judíos que escapaban de la muerte, sin dudas la utopía del progreso había llegado a Venezuela y se origina una relación explicita entre máquina- libro para demostrarnos los principios idealistas de coherencia y racionalidad del existir que corre entre los rieles del ferrocarril, todo esto, lo acabaron y solo nuestros ojos hacen vibrar las maravillas del arte.

En América Latina la barbarie se transforma en una utopía del progreso que busca la disolución de la extrañeza., más allá del Castillo del Cerro Azul, unas plantaciones de cacao que quiebran el paisaje y, la naturaleza se incorpora a sus ciclos vitales y ama los vagones como suyos, como sí fuesen propios. Vamos a un período de intensa industrialización, logrado esto, se derrumbo todo, porque la política venia corrigiendo los credos acordes con su propio corazón, ya los periódicos y cultura han desaparecido, solo resta un recuerdo que estaba representada por las industrias públicas y privadas que en función semántica nos dibujaba el arte de vivir, Ya las piedras de acero se levantaban con la nueva división del trabajo. La cultura se desplazaba en un gran corredor mecanizado por una intensa tecnología que nos daba una significación cierta entre la caridad divina que alimentaba al hombre en su caminar por nuestras costas.

Los cocoteros se destacan por sus sombras encima de nuestras cabezas.  En una sola unidad global de dispersión. Pero, la tierra de tambores y bailes, hoy esta vacía.  La sociedad moderna las llevo a una estética y una experiencia de vivir en el exilio.  Algunos asumieron el destierro en la modernidad. Las costas venezolanas es un relato de viajeros donde el correr del dinero y el allá vive llenan nuestros espíritus vacíos de las experiencias vividas en democracia porque, ahora somos y pertenecemos a una sociedad mercantil.

Es el pasaje de lo múltiple integrado a una escala espiritual donde se transfigura la materia en una multitud de movimientos que solo depende del sujeto en la distancia y altura que mira su propio paisaje. Es la perspectiva de un mundo referido y una alfombra de cocos en la cabeza.

Es un testimonio que conlleva al exilio, ahora estos hijos de migrantes regresan a la tierra de sus padres para ocupar un espacio en las calles de grandes ciudades. Es el destierro legitimado por parte de un grupo de políticos que ha destruido nuestro país. Signado por la ignorancia revolucionaria que rompe los caminos de la ciencia, cultura, industrialización y educación programada.

Simplemente, nos encontramos en la modernidad y la experiencia del existir en el exilio, quizás martiano que nos aleja de nuestros orígenes por toda la vida.

Son escenas escritas por nuestro protagonismo y enrarecimiento que, nos da un lugar en la escritura, constituye un testimonio desprendido de la comunidad comunitaria., es un desgarramiento consecuente de un nosotros que parece lejano sobre la modernidad capitalista y el estructuralismo comunista.

Es el espíritu que privilegia la imagen y autoriza la palabra para desplazarnos a una autoridad mercantil, estamos exiliado en la misma ciudad, pueblo y comunidad, es un ladronismo precoz ante nuestros ojos por el ayuntamiento, es solo un relato de viajes.

Es un adiós.

El Estado Desarrollista es un proyecto vigilador que cerceno nuestra libertad y nos llevo a un destino favorable, nuestra juventud. Y el discurso subalterno y critico del poder en una época, aún dominical dominada por un positivismo rampante y momento histórico, es el mar, es el océano, es una política modernizadora de la libertad, pudre al hombre liviano y nos lleva al extranjero, abriendo sus puertas a los sueños.

Es una ambición llegar a Europa o a los Estados Unidos, con sus ambiciones. No hay más enemigos nuestros que aquellos que desean apoderarse de nuestras ambiciones, es nuestra herencia morbosa, nuestro alcoholismo, es la identidad critica del devenir entre el progreso y modernidad, simplemente es un discurso colonizador que conlleva a la expulsión del saber de la raíz, es el acercamiento de las culturas aplastadas por la modernización.

Hay carencias. Es un registro de lucha, firmemente entrelazados, es una escenificación del conflicto y del discurso, ahora estrictamente formal, es la estructura, de lo que falta en la ciudad, ahora la violencia es manejable por los cuerpos represivos, ahora, estamos ausentes del discurso, somos sometidos al control de una representación, tenemos que saber manejar los impulsos, estamos dominados. Es el territorio de la identidad desde el que se habla. Territorio de identidad en que se basa la autoridad del sujeto, opuesto a ellos, no quieren nada con norteamericanos

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post