Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
arcadia-fugaz.over-blog.com

Blog alternativo de actualidad política con temas de interés internacional

Políticos de tieste abrumadora y sumados en ignorancia

La Tecla Fértil

Políticos de tieste abrumadora y sumados en ignorancia

Mariano Rajoy, bajo el consejo de José Mará Aznar, ha contemplado en deshacerse de todos aquellos dirigentes que se desempeñan mal en el centro político de Madrid. Los escándalos, ya son asuntos del pasado y, cada uno de ellos, deben enviar su minuta de trabajo al Comité Central del Partido para ver sus intereses particulares, es cuestión de conciencia y, ya no debe haber ovaciones.

A España, solo le queda un sueño. Preservar su historia, un grupo de hombres desean destruirla bajo un estamento histórico y, ese mal recorre toda Centroamérica hasta La Patagonia.

¿Qué queda de aquél sueño? El sueño que comenzó en 1979 con el derrocamiento de un dictador, Somoza, que desde hacía décadas tenía bajo su bota a Nicaragua. El sueño puesto en marcha por un grupo de jóvenes revolucionarios que se hicieron con el poder y prometieron un futuro sin dictadura, sin corrupción, con justicia social, con esperanza.

Si miramos el presente de Nicaragua vemos que queda poco de aquél sueño. Daniel Ortega, uno de los líderes de la Revolución Sandinista se ha convertido en un autócrata que no ha tenido siquiera reparos en nombrar a su mujer vicepresidenta del Gobierno, su «segunda de a bordo». La pareja presidencial hace y deshace a su antojo y al igual que en aquella Nicaragua que prometieron cambiar, ahora también la disidencia se paga cara, la pobreza continúa campando por barrios y pueblos, la justicia brilla por su ausencia y la esperanza hace tiempo que se estrelló contra la realidad.

Ahora, Pablo Iglesias, se cree jefe de una manada. Busca desfavorecer a España y fragmentarla, recién estuvo en Argentina, alborotando el avispero. La gente, ha salido a la calle para protestar y poder comer, todos los días, reclaman justicia, libertad y poder. No quieren vivir de nuevo una pesadilla, la revolución quedo atrás.

La manada tiene la fuerza del grupo, el instinto animal del poder numérico frente a la presa a la que ha decidido acosar. No le hace falta tener motivo, le ampara suficientemente la irracionalidad y el olor a sangre para creer que puede hacer cuanto se le antoje. Lanzarán bocados jaleados por la baba carroñera del resto del grupo. Desde luego, aullarán con mucha más fuerza y volumen que sus víctimas, en su propia borrachera de estúpido sentimiento de superioridad se darán fuertes palmadas en la espalda, jalearán sus dudosos méritos y arrinconarán su complejo de inferioridad en el alirón entonado en el grupo. Un grupo en el que, sin embargo, todos se miran de reojo. Si la manada es irracional, interesada, traicionera, intolerante y miserable por definición, nadie podrá fiarse nunca de sus compañeros de fechorías. Por eso las manadas tienden al final al canibalismo. A devorar al más débil si fueran sólo animales en busca de supervivencia física; pero a expulsar al más fuerte cuando es la podredumbre interior la que domina, para que ninguno rompa el cordón umbilical de la mediocridad que les integra. Hoy verdugo, mañana quizá víctima. El caminar trastabillado del rebaño en la cuerda floja de intereses casquivanos y volátiles, al servicio de los más manipuladores. Que, si llegado el caso son expulsados de la manada, encontrarán pronto a otro enjambre en el que inocular sus artes infectas.

 

No estoy hablando de los violadores de los sanfermines y plazas de toros en Venezuela. Me preocupan, en la misma medida en la que me dan lástima, las manadas que nos rodean en el día a día. Los acosadores en el colegio y en el trabajo, los manipuladores en las pandillas y en las asociaciones, los pobres de corazón que lamen sus heridas haciendo daño a otros.

Podemos, es un grupo depredador, se golosa cuando interviene en el paraninfo parlamentario, desean pulirse y actúan como revoltosos, allí esta Cataluña, brillan como mariposas y labran como abejas, pero, resultan ser moscas, tras el poder político.

Las noticias y las fotos se repiten. España, Centro y Latinoamérica viven una depresión Colectiva, todos, quieren su parcela política y, precisamente allí, viene el colapso demográfico y de la comunidad en su conjunto. Lo cierto, hay áreas donde hay una despoblación total, los jóvenes no quieren nada con el comunismo, corren a mayor velocidad, desean su libertad.

La España vacía y, la Venezuela vacía, adonde irán a parar con sus viejos sueños. Esto ya es excepcional e indica que algo se está haciendo fatal. Y ese algo es la política humana, económica y territorial.

Hacer política es gobernar. Gobernar es administrar lo común con tiento y talento para que haya para todos, se mantenga el equilibrio y no se permitan desigualdades que den al traste con eso que antes llamaban "proyecto de vida en común" y que es lo que realmente crea y mantiene a un país, por encima de banderas, himnos y patrioteces. Hacer política es ver el conjunto para asegurarte de que las partes que lo componen no avanzan a distinta velocidad o con diferentes medios. Por tanto, la política no está al alcance de cualquiera. No está alcance, por ejemplo, de quienes tienen demasiado interés personal en promocionar una sola parte o de quienes son incapaces de ver más allá de sus narices y su cartera o de quienes jamás han podido ver otra cosa en el horizonte que su siguiente campaña electoral. La política no está al alcance de quienes no tienen otra ocupación, porque obsesionados con el suyo nunca podrán anteponer el futuro de todos. Ni deben ejercerla quienes carecen de empatía, son incapaces de compartir el sufrimiento ajeno o de comprender que la pobreza no es cuestión de suerte, voluntad o herencia.

Y digo todo esto porque es la política, la siempre denostada y despreciada política, la única que puede parar la sangría demográfica de Venezuela y demás zonas agonizantes. Pero, claro, la política entendida como una de las grandes y bellas artes. La política honesta, lúcida y sensata que solo puede florecer, salir adelante y ponerse en práctica si vosotros, si todos nosotros, nos tomamos alguna vez en serio esa cosa que llaman votar y empezamos a enviar a las instituciones políticos y políticas de verdad, con tiento y talento, con lucidez, preparación y generosidad. Si por el contrario seguimos empeñados en votar a ciegas listas de partidos decrépitos con políticos sin dos dedos de frente o con el cerebro en la cartera, ¿qué cabe esperar? Lo que veis. Nada y cada vez menos nada.

El04 de noviembre, iniciaba un artículo,   escribiendo: "El mal fija su atención en el bien para corromperlo. El bien se deja llevar con frecuencia por el atractivo transgresor del mal. Las hienas atacan en manada porque en solitario no tienen media torta. Las libertades, como la dignidad y los derechos son personales, individuales e intransferibles."

Al párrafo y resto de la columna me remito para expresar mi valoración del caso de "la manada", condenar la execrable actuación de esas hienas, reiterar que la libertad individual debería ser el principio básico e inatacable a defender por nuestro ordenamiento jurídico y por nuestra convicción social. Para concluir que por ser mujer una mujer no debe pedir perdón ni renunciar a ejercer su libertad y su capacidad de elección y decisión en aquello que quiera o no quiera.

Un caso que ha dado lugar a miles de reflexiones y toneladas de basura, como viene siendo habitual de un tiempo a esta parte, avalancha que se ha visto agravada con la publicación de la sentencia. Ante tantos miles de exégetas, pocos que hayan leído la resolución judicial, pero se extienden explicando "los fallos del fallo", quizás lo conveniente fuera mantenerse al margen o sumarse sin más a la corriente generalizada. En lugar de hacer contrición como sociedad sobre prejuicios, machismos y tolerancias es más fácil cargar contra unos magistrados que han dedicado decenas de horas a estudiar el asunto, escuchar testimonios, valorar pruebas y discutir un veredicto, (que yo sí he leído) y que entre principal (de un magistrado y una magistrada) y voto particular (que propugna la libre absolución) se extiende por casi cuatrocientas páginas.

Es cómodo decir, como nos piden las vísceras, que la sentencia es una vergüenza y culpar a ese ente abstracto, "la Justicia" o cargar tintas contra tres magistrados que saliéndose del camino fácil del aplauso se han arriesgado a cumplir con su obligación, consideremos que han acertado o no. Pero hacer eso sería abdicar de la responsabilidad primordial que recae sobre el jurista e incluso sobre el más humilde opinador público. Surge el Derecho de una convicción y una convención, la de que es necesario regular la convivencia humana en sociedad para garantizar justicia e igualdad, esto es, para poner al débil en igualdad con el fuerte. No es estático, intemporal o inmutable sino sometido a la propia evolución social. El Derecho, y más el Penal, es ideológico (no debería confundirse con político), pero no arbitrario sino con vocación de objetividad. En esa objetivación las líneas que separan cada tipo penal, cada delito, de los colindantes, es estrecha, difusa, permeable y, afortunadamente, influenciada por la subjetividad del juzgador. Cada sentencia debe servir para reflexionar sobre la adecuación de las leyes a las necesidades de la sociedad en ese momento. Lo no presentable es propugnar endurecer o suavizar la ley misma según cada caso concreto. Donde eso cabe solo rigen la arbitrariedad y el totalitarismo.

Rajoy, debe asentar junto al Rey, el gobierno español.

Las manifestaciones, se sintieron en primer lugar en Venezuela, luego Cataluña y, ahora Nicaragua contra una controvertida reforma a Ley de Seguridad Social. Y hay más de treinta muertos y las manifestaciones prosiguen, todo apunta al fracaso del Grupo Podemos con Monedero, Pablo Iglesias y Serrano como asesores de países del Cono Sur y Centroamérica por el comunismo.

La dura represión de las protestas ha hecho que se conviertan en una protesta general contra Ortega, la peor crisis política que ha vivido durante sus quince años de mandato.

 

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post